Conocí el Daruma Taiso… y me quedé con él.

Buenas noches a todos.

Quiero contar y compartir con todos los compis de Shoreikan y por supuesto contigo Manu, lo que ha significado y significa para mi el Daruma Taiso.

En principio quiero contaros que yo tengo una discapacidad en las extremidades inferiores, luxación congénita de ambas caderas. Podéis imaginaros el esfuerzo que tengo que hacer día a día para realizar todas mis tareas cotidianas.

Siempre me ha gustado hacer ejercicio, hace años hacía natación, mantenimiento y todas las actividades que podía, bueno mas bien, todas las que me proponía, porque  a mi, la verdad, mis limitaciones nunca me han detenido ante nada. Pero eran actividades mucho mas cansadas.

Entonces un buen día alguien me hablo de Shoreikan y de las clases de Daruma, al principio yo dudaba, no sabía si mi cuerpo iba a resistir, pero como soy una persona que tengo que probarlo todo y hasta que no lo hago nunca digo “no puedo” pues me decidí a probar…y ahora estoy encantada de la vida!. Es como si de pronto viera una luz en el camino, un soplo de aire fresco. Además de sentirme muy bien físicamente, de estar con mas ganas de hacer cosas, me siento muy feliz y orgullosa por haber conseguido nuevas metas.

Hasta en el trabajo me lo han notado, estoy mas sonriente y yo disfruto muchísimo explicando lo que es Daruma Taiso.

Creo que he mejorado como persona, porque estoy mucho mas segura de mi misma y deseando ayudar a otras personas.

Como veréis el hecho de tener una discapacidad no significa que existan barreras para hacer lo que más nos gusta. Siempre lo he dicho y lo mantengo, solo tenemos obstáculos en nuestro camino si queremos tenerlos.

Asique si vosotros compis, tenéis conocidos o familiares en mis circunstancias o parecidas, animadles a que prueben, seguro que no se van a arrepentir. Hablo con conocimiento de causa. Confiad en mi.

De paso quiero darte las gracias Manu, eres un ejemplo a seguir, estás haciendo una labor estupenda con estas clases. Y a ti Eva, por seguir fielmente al lado de nuestro maestro (el mejor que yo he tenido y tendré, estoy segura) ayudándonos tanto a conseguir metas, que muchos de nosotros no pensábamos que éramos capaces de alcanzar…. de corazon… Arigato gozae mashita.

Un abrazo.
Yolanda Álvarez Cerrillo.